PERCEPCIÓN

FRAGMENTACIÓN

 


Hablamos de fragmentación cuando, a partir de unas manchas o fragmentos poco claros, nuestro cerebro reconstruye una figura reconocible. Veamos algunos ejemplos. Si no encuentra las figuras, sitúe la flecha del ratón sobre la imagen.

En el centro de la imagen está la cabeza: el hocico busca algo en el suelo y se destaca una de sus orejas.

Es parte de una vaca. Una mancha negra en la parte inferior izquierda es el hocico. La cabeza mira hacia nosotros.

Esta imagen de Richard Gregory, de la que aquí presentamos un fragmento, esconde un animal. Es un perro dálmata.

Este ejemplo (figura de Dallenbach) presenta parte del cuerpo de un animal (que nos mira con la tranquilidad de su especie y ninguna mala leche)

 

Es un jinete a caballo (hacia la izquierda) aunque hay que echar algo de imaginación para alguna de las patas.

Es una palabra en inglés y en color blanco: LIFT.

¿Qué representan están manchas? (si lo encuentra, no diga ni una palabra)

Se supone que es Jesucristo. La imagen (en el centro) está cortada a la altura de la frente, bajo la que están los ojos y, un poco más abajo, la barba.

Esta imagen es de Street, de 1931. ¿Sabe que representa?. 

En esta imagen de Porter (1954) aparece alguien (tenga fe en que lo encontrará).
 La ventaja de la fragmentación (dicen los expertos y usted lo podrá comprobar) es que una vez que uno reconoce la figura ya podrá hacerlo en pocos segundos cuando se la vuelvan a presentar (lástima que los fanáticos del género siempre tienen nueva munición preparada).

 

 

Arriba

 


 

Índice Siguiente>