CLÁSICOS

EUSEBIO SEMPERE

 


 

"Reflejos", estructura móvil con dos rejas Eusebio Sempere (1978). 

Eusebio Sempere nació en 1923 en la provincia de Alicante. Tras unos primeros años más bien frustrantes de actividad artística en España, recibe una beca en 1948 para estudiar en París donde toma contacto con la vanguardia artística de la época. Allí Sempere, como otros artistas buscó formas de relacionar el arte con la ciencia y el espíritu racional.

A su vuelta a España, expone en Valencia, sus gouaches, pinturas sobre cartulinas en las que tenía gran importancia las relaciones entre colores. Esta exposición, que no tuvo muy buena respuesta ni entre la crítica ni entre el público, era una de las primeras de arte abstracto que se realizaban en España y quizá la primera de arte óptico.

En 1955 expone en París sus "Relieves luminosos móviles" en las que emplea una luz artificial que puede encenderse y apagarse y que es un elemento más del cuadro. 

En 1956 se integra en el "Grupo Parpalló" en Valencia, coordinado por Vicente Aguilera Cerni y compuesto por artistas de muy diferentes estilos pero interesados por integrar las diferentes formas de arte y dar a conocer lo que está ocurriendo en los círculos del arte contemporáneo.

En París contactó con "Equipo 57" pero no se incoporó a él pues este grupo pretendía hacer obras conjuntas y Sempere  no estaba dispuesto a realizar obras en equipo.

 

Eusebio Sempere aportó al op art una sensibilidad especial para el color, con tonos más suaves que otros artistas. Trabajó con muy diferentes soportes desde pintura clásica hasta arte cibernético. Realizó experiencias tan diversas como crear los decorados de un festival de la OTI o diseñar los fondos de los escaparates de unos grandes almacenes. Precisamente esos mismos almacenes han reproducido en 2005 en uno de sus establecimientos los escaparates tal y como Sempere y otros artistas los concibieron en los años 60. (A la izquierda, cartel en el que aparece el escaparate que Sempere diseñó en su día).
Sempere dejó también su impronta en el Museo de Escultura al Aire Libre de Madrid, donde además de ceder uno de sus móviles, creó las barandillas del museo, las cuales crean un efecto de moiré según camina el espectador. La foto a la derecha, realizada en 2002 por Ilusionario, refleja cómo era el museo antes de que pintaran las barandillas de azul, el mismo tono que utilizó el Ayuntamiento de Madrid para diversos puentes de la ciudad y que, en nuestra opinión, afeaba considerablemente un museo que además debería haber sido respetado tal y como lo concibió Eduardo Sempere. Finalmente, un par de años después, devolvieron a la barandilla su color original

"Sempere" (Ministerio de Asuntos exteriores). Colección "Arte español para el exterior".2003. Contiene una amplia muestra de las pinturas y esculturas de Eusebio Sempere.

 

 

Arriba

 

Índice Siguiente>